El blanqueo de dinero en Valencia

En marzo de 2015, medio centenar de miembros del Partido Popular de Valencia, entre los cuales se encontraba Rita Barberá, hicieron un ingreso de mil euros por persona a la cuenta de su partido. 

Alegaron que este dinero era para financiar la campaña del partido, pero éste contaba con fondos suficientes para llevarla a cabo. Por lo tanto, este dinero sería considerado más tarde como indicio de blanqueo de dinero.

Supuestamente los miembros recibieron el dinero de vuelta en metálico.

Este intercambio se hizo con el propósito de esconder los orígenes, posiblemente ilegales, de los 50.000€ del partido.

En una conversación que fue interceptada por la policía entre la mujer del ex vicealcalde de Valencia, María José Alcón, y su hijo Vicente Burgos Alcón, los hechos parecieron ser confirmados. Como se publicó en El Mundo, Maria José Alcón dijo: “Han hecho una trampa en el partido, que me han dado 1.000 euros en dos billetes de 500, dinero negro (…) Y yo les tenía que hacer una transferencia legal de mi cuenta, o sea, para blanquear dinero vamos, corrupción política total, pero bueno.”

Aproximadamente dos meses más tarde de las transferencias de dinero al PP, la coalición de izquierdas Compromís per València ganó el puesto a la alcaldía. Por lo que Barberá dejó de ser alcaldesa pero se negó a dimitir como senadora en las Corts Valencianes, alegando que no había mandado blanquear dinero y que no tenía consciencia de que nadie de su partido lo hubiese hecho.

A pesar de estar acusada, debido a su escaño en el senado, Barberá conservaba su condición de aforada y por lo tanto sólo podía ser investigada por el Tribunal Supremo. El 13 de septiembre de 2016, el Supremo abrió una causa para investigarla y un día más tarde Rita Barberá anunció su baja en el PP.

Posiblemente debido a el hecho de que muchos de los miembros y personas relacionadas con el PP están siendo investigados, el grupo del PP hizo cambios en la ley de Enjuiciamiento Criminal que había permanecido sin cambios desde 1882, para sustituir las palabras “imputado” o “procesado” por “investigado o encausado” (Artículo 1, apartado 21, BOE, 6 Octubre 2015). Esta medida pareció estar dirigida a cambiar la opinión pública sobre las personas acusadas.

El caso todavía no ha sido resuelto y la declaración de Barberá ante el Supremo será voluntaria y se realizará el 21 de noviembre del 2016.

 “(…) Manifestaré toda la verdad que yo conozco y la verdad que conozco es que no he contribuido a ningún blanqueo. No he conocido blanqueo en el grupo municipal ni he tenido menor conocimiento de la caja B, ningún dinero proviene de mí.”